Historia

Historia




Dr. Jorge Gutiérrez Arriola


A principios de los años 70’s en el seno de la Preparatoria número uno de la Universidad Autónoma de Nayarit, se gestaba una idea que mantenía inquietos a un grupo de estudiantes; entre los que se encontraban: Ismael García Martínez, Leopoldo Medina Carrillo, José Adalberto Jiménez García, Juan Ramón Silva García, Mauro Alcántar Ibarra, Benjamín Contreras Torres, José Agustín Oliveros Limón, Guillermo O’Connor y las Hermanas Tafoya Dueñas entre otros, quienes ante la incertidumbre de un futuro profesional se propusieron unir esfuerzos y convocar al gremio de bachilleres en el área de la salud para lanzarse a la titánica tarea de encontrar una opción que cubriera dichas expectativas de todos: Crear una Escuela de Medicina en la Universidad Autónoma de Nayarit.


Con esta visión se iniciaron los primeros trabajos de organización asesorados por un grupo de profesionales tales como los doctores David Trejo González, José Antonio Alvarez Herrera, Oscar Toscano Bejarano, Alejandro López Díaz, Javier González Covarrubias, Roberto Mora Rizo y Matías Pérez Ortega entre otros; surgiendo entonces como una figura importantísima para el éxito que alcanzaría la empresa; el Lic. Manuel Ignacio Ulloa Herrero quien pudo conjuntar la inquietud del grupo y la sensibilidad de algunas autoridades universitarias, logrando con ello, que se diera formalidad a la “Comisión Pro-Formación de la Escuela de Medicina de la Universidad Autónoma de Nayarit”.


Con el propósito de formar el tipo de médico, que en ese entonces se requería para responder a las necesidades y expectativas de salud del estado y el país, se inician las tareas de revisión de la curricula de los programas de estudio de las Facultades de Medicina de las principales Universidades de México, a través de una visita a las más importantes, tales como la de San Luis Potosí, Aguascalientes, Puebla, Guanajuato y México D.F..


A lo largo de esta experiencia, fue quedando cada vez mas claro entre los comisionados, que el perfil profesional que se deseaba, debería ser un médico con una visión integral del individuo en su contexto social, con fuertes vínculos hacia el primer nivel de atención, con orientación humanista y socialmente comprometido.


Surge entonces como la alternativa idónea que respondía a estas expectativas, el PLAN DE MEDICINA GENERAL INTEGRAL (Plan A-36) DE LA FACULTAD DE MEDICINA DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MEXICO, iniciado un año antes, como plan piloto en 4 sedes académicas simultáneas localizadas en áreas marginadas de la ciudad de México D.F.


Contando con el apoyo del entonces director de dicha Facultad; Dr. José Laguna García, se regresó a la ciudad de Tepic presentando la propuesta formal ante el Consejo General Universitario de la Universidad Autónoma de Nayarit, el cual acepta por votación unánime de sus consejales, la creación de la Escuela de Medicina Humana.


Fungía como rector de nuestra Universidad, el Ing. Ricardo Vidal Manzo, quien mostró su entusiasmo y respaldo al prometedor proyecto.


Acto seguido, se procedió a la búsqueda de profesores que estuvieran dispuestos a venir a este Estado y participar en este ambicioso proyecto. Responden al llamado el Dr. Guy Duval Berhmann, La Dra. Pura Lópes Cortez, Dr. Francisco Herrera Rodríguez, Dr. Carlos Martínez Sánchez y la Dra. Arcelia González Covarrubias, integrándose mas tarde el Dr. Luis Edmundo Téllez Reyna, quedando así formada la primera plantilla de tutores de grupo. Dichos profesores recibieron un curso sobre actualización didáctica que impartia en Centro Latinoamericano de Tecnología Educacional para la Salud (CLATES)


Mientras tanto, la Universidad Autónoma de Nayarit, se dio a la tarea de contratar a los maestros de apoyo entre el gremio médico local; aunque la gran mayoría estuvo entusiasmado, algunos mostraron renuencia y criticaron la viabilidad del plan.


Por otra parte, la Universidad no contaba con la infraestructura necesaria para dar inicio con las actividades académicas, por lo que la Comisión Pro-formación de la escuela, retoma nuevamente las actividades en la búsqueda de apoyos dentro y fuera del estado.


En este contexto se inicia el curso propedéutico con mas de 200 aspirantes en el mes de Agosto de 1974 en diversas instalaciones de la propia Universidad, incluyendo sus áreas verdes, contando con la participación de maestros foráneos y locales a los que preferimos no mencionar por el temor a cometer omisiones, pero a los cuales guardamos un profundo respeto y reconocimiento.


Durante una visita de trabajo a nuestro estado del entonces presidente de la república, Lic. Luis Echeverría Alvarez, fue abordado en el antiguo aeropuerto de la ciudad por un grupo de entusiastas alumnas que rompieron la barrera de seguridad para que un miembro de la Comisión pudiera entrevistarse con el Lic. Echeverría y le solicitara la donación del “Edificio Fenelón” para instalar en él la Escuela de Medicina Humana.


Este edificio construido en 1884, era propiedad del médico Carlos Fenelón y sede del poder ejecutivo de la entidad en 1918, cuya fachada exterior realizada en cantera gris y rosa, con estilo ecléctico, de dos plantas y gran patio interior, rodeado de columnas lisas, con su impresionante escalera de granito azul, fue en el año de 1963 adquirida para instalar las oficinas del Instituto de Ciencias y Letras de Nayarit. En el año de 1970 bajo el gobierno de Dr. Julián Gascón Mercado se creo la Universidad Autónoma de Nayarit y el edificio vuelve a ser utilizado por el Gobierno Federal como archivo.


Una vez lograda la donación del histórico edificio, el 17 de Marzo de 1975 se dio inicio formal a las actividades académicas de la Carrera de Médico General Integral con la conformación de 5 grupos de 36 alumnos y sus respectivos tutores. Siendo Director el Dr. David Trejo González (ahora ausente), Subdirector Dr. Roberto Mora Rizo y Secretario Dr. Francisco Gámez Cuadras. Recordamos con cariño a Celia Betancourt Pérez, quien laboró como secretaria de la dirección y al Sr. José Gómez Navarrete, “Don Pepe” quien nos surtía muy frecuentemente de enormes paquetes de documentos que constituían el material didáctico de los módulos a cursar. Muy presente tenemos a la señora Lorenza, “Doña Lencha”, quien nos reanimaba con sus “tortas” en las largas sesiones de trabajo.


Simultáneamente se continúa la adecuación de la estructura física de las instalaciones para llevar a cabo de manera optima las actividades incluyendo la creación de laboratorios de Fisiología, Bioquímica, Histología y Parasitología. Se integra entonces otro grupo de profesores entre los que se encontraban, el Dr. Fernando Nuño, el QFB Paolo Roberto Vasconcelos, el Dr. Maximino Severiano Castillo y el Patólogo Maximino Arce (finado) y sus respectivos asistentes técnicos: Pedro Aguiar García, Victor Casas Martínez, Juan Manuel Miramontes y Julio Mu Flores.


Un año mas tarde se suman a la planta docente, los médicos recién egresados del plan A-36 de la UNAM; Juan Cervantes Monrroy, Fernando Lazcano Espinoza, Armando González Ruiz, Ignacio Villaseñor Ruiz y Abraham Ventura Hernández, quienes con su experiencia y conocimiento del programa de estudios transmiten vitalidad y entusiasmo entre el alumnado local.


Las actividades socio-sanitarias de los estudiantes en las diferentes colonias marginadas de la ciudad, da a conocer a la comunidad la existencia de la Escuela y la vinculación de sus estudiantes con las necesidades más apremiantes de la población a la que en un futuro brindará atención médica.


Con una visión futurista de autoridades, maestros y alumnos se planeó la posibilidad de crear un Hospital Escuela Anexo que completara la estructura física ideal de la Escuela de Medicina, para lo cual se trabajó intensamente en la propuesta a las autoridades federales. El edificio idóneo eran las instalaciones del Hospital General de IMSS (ahora sede de la Delegación estatal) que sería desocupado por la creación del Hospital General de Zona Número 1 a la salida a Mazatlán. Desgraciadamente este proyecto no fructificó a pesar de la actitud idealista de la Comisión Pro-formación de la Escuela de tomar por la fuerza dichas instalaciones.


A fines de los años 70’s las Universidades del país cruzaban por una etapa de crisis política, económica y social a la cual, la Universidad Autónoma de Nayarit no quedó exenta y con ella, la incipiente Escuela de Medicina. Esta, se suma al movimiento Universitario y toma una postura enérgica y firme ante las agresiones externas, que la llevarían a la postre a una situación académica endeble ante la salida solidaria de prácticamente el total de la plantilla de profesores.


Recordamos con respeto y solidaridad a los compañeros trabajadores universitarios caídos el 20 de Febrero de 1979, en su lucha por la dignificación de ésta Alma Mater.


Este conflicto universitario originó el éxodo de algunos compañeros alumnos hacia las Universidades del resto del país para continuar la Carrera, sin embargo un grupo numeroso de estudiantes retoman el Plan de Estudios y sus principios filosóficos de manera valiente y decidida como valuarte de sus acciones, para conservar e impulsar su centro académico, sacrificando con ello un año escolar, lo cual, no obstante, redundó en el crecimiento y madurez de los futuros médicos.


Con nuevo impulso se continuó trabajando con ahínco, salvando obstáculos y abriendo espacios en las Instituciones de salud, ante la comunidad médica local y la población, prestigiando así la joven Escuela, hasta lograr, el día 19 de Septiembre de 1980 que 96 estudiantes obtuvieran su ansiada carta de pasante de manos del entonces Director de la Escuela Dr. Raymundo Solís Acosta (q.e.p.d) quién en su discurso de clausura remarcó... “ el esfuerzo conjunto de autoridades estatales, universitarias, de maestros y de alumnos para hacer una realidad esta Carrera, ante la ncredulidad de grupos que miraban con abierto escepticismo el futuro de la Escuela”. Se refirió a éste evento como un “ histórico acto académico que marca la conclusión de la etapa predominantemente escolar de ésta que es la magnífica primera generación de Médicos Nayaritas, formados integralmente en el seno de nuestra querida institución.”


Presidió éste acto de clausura el Ex-gobernador del Estado Lic. Roberto Gómez Reyes (Padrino de la Generación), el Lic. Germán Rodríguez Jiménez, Rector de la Universidad, El Dr. Raymundo Solís Acosta, Director en turno, el Dr. Antonio González Guevara, Secretario de Salud y el Dr. David Trejo González, Director fundador de la escuela.


Vendría luego otra etapa difícil, lograr campos clínicos para realizar el Internado Rotatorio de Pregrado, cuyas plazas, hasta entonces, habían sido ocupadas por pasantes de otras Universidades del país. En un acto de confianza y credibilidad en la preparación académica de sus egresados, las autoridades escolares decidieron aceptar el reto planteado por el ISSSTE de BCS de enviar a sus 10 mejores promedios de la Carrera como un requisito indispensable para abrir campos clínicos en ese Estado. Los recién egresados desplazan a los Médicos Internos de otras Universidades y ganan espacios clínicos fuera de Nayarit.


Poco después se logra la apertura de las Instituciones locales: IMSS, ISSSTE y SSA para el resto de Egresados. El desempeño realizado por los Médicos Internos de Pregrado, permitió que éstas plazas se conservaran hasta la fecha para generaciones subsiguientes.


Fue durante el servicio social donde los egresados demostraron la solidez de su formación y jugaron un destacado papel en el ejercicio profesional que los perfiló hacia la especialización en las diferentes disciplinas.


De los 96 egresados de la primera generación, el 99% se tituló durante el año siguiente y de estos, el 20% aprobó el examen de admisión a especialidad médica en el primer intento. El 35% ha realizado un postgrado hasta ahora; el 60% labora en una institución de salud y 8 de ellos ocupan cargos directivos de mandos medios y superiores.

Cabe mencionar, que más del 50% se dedican a la práctica clínica de atención primaria a la salud, actividad congruente con la Filosofía del Plan de Medicina General Integral en el cual se formaron.


Algunos han incursionado en docencia y en investigación logrando participaciones sobresalientes y premios de nivel nacional e internacional. Muchos de ellos han sido reconocidos públicamente por su desempeño laboral en las diferentes instituciones del Estado.


Actualmente 5 egresados cursan estudios de maestría en ciencias dentro de la misma facultad.


Hubo intentos previos de reunir a ésta generación de egresados, sin embargo, hasta ahora se logró hacerlo con la magnitud y trascendencia de éste momento, en que nos encontramos aquí para conmemorar los 25 años de Fundación de nuestra querida Escuela (ahora Facultad) y para expresar nuestro profundo respeto, cariño y agradecimiento a ésta casa de estudios que nos permitió lograr lo que ahora somos, y, al mismo tiempo reiterar nuestro compromiso de participar activamente en el crecimiento y desarrollo de la misma.


Esta, es la Primera Generación de Médicos Cirujanos de la Facultad de Medicina de la UNIVERSIDAD AUTONOMA DE NAYARIT: GENERACIÓN “Mauro Alcántar Ibarra”.